Premios honoríficos

PREMIOS HONORÍFICOS

LesGaiCineMad quiere rendir homenaje a personas que luchan, dialogan, crean y divulgan. Personas cuyos valores son la igualdad, el respeto y la diversidad. Además de los 21 galardones cinematográficos, rendimos homenaje más allá de la propia competición. Todos los años concedemos nuestros premios honoríficos, extendidos a través de la cultura. Conoce a los tres premiados de esta vigesimosegunda edición 

 

Premio Sebastiane

El Premio Sebastiane es un premio que se entrega todos los años en el Festival de Cine de San Sebastián. Se concede al film proyectado que mejor refleja los valores y la realidad de lesbianas, gais, trans y bisexuales.

Los premios LGBT en los grandes festivales de cine ayudan a dar visibilidad a este cine. Sobre todo dentro de la extensa programación de cada uno de ellos, valorando y reconociendo la valía de estos trabajos. El Teddy Award de la Berlinale fue pionero. El Sebastiane fue el segundo de ellos, creado en el año 2000. Muchos años después, se sumarían la Queer Palm en Cannes, el Queer Lion en Venecia, el Maguey en Guadalajara, el Ocaña en el Europeo de Sevilla y la Espiga Arcoíris en la Seminci de Valladolid.

La idea del premio surgió entre las filas de Gehitu (asociación de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales del País Vasco). Gehitu ayudó a que las películas con contenido homosexual tuviesen mayor relevancia en las salas de cine. También lo consiguió en medios de comunicación generalistas.

En 2013, se da un salto con la creación del Premio Sebastiane Latino. Un jurado especializado se encarga de visionar las películas de la temporada para elegir la premiada. Así, se apoyan las producciones LGTBI iberoamericanas de cara a su distribución comercial y visibilidad. Con los mismos objetivos, los Premios Sebastiane reúnen a los programadores iberoamericanos de Festivales LGTBI en San Sebastián durante su Festival.

En estos 18 años han sido galardonados cineastas como Cesc Gay, primer ganador por “Krampack”, Woody Allen, Marialy Rivas, François Ozon, Jean Marc Vallée, Jose Mari Goenaga, Jon Garaño o Ferzan Ozpetek, entre otros. Robin Campillo, director de “120 BPM”, y Sebastián Leilo, director de “Una mujer fantástica”, han sido los Sebastiane y Sebastiane Latino respectivamente de este año. Aprovechando la programación de ambos films en nuestro festival, decidimos reconocer estos 18 años de trabajo por la visibilidad del cine LGBT.

 

Roberto Pérez Toledo

Hacer cine en España es difícil. Hacer un cine sin complejos y de temática LGBT es aún más complicado. Hacerlo desde una silla de ruedas nos parecería prácticamente imposible. Hasta que conocimos a Roberto Pérez Toledo, todo un ejemplo a seguir.

Sin grandes presupuestos ha conseguido ser un referente en la producción de cortometrajes españoles. Presencia obligada en los certámenes más importantes, como el Notodo Film Fest. Sus cortos han sido galardonados, pero sobre todo muy apreciados por el público que los han convertido en fenómenos virales. Sus películas han sido clásicos instantáneos del cine LGBT en la red, como fue el caso de Cupido in Love o Sí a todo.

Por si fuera poco, ha dirigido tres largometrajes: Seis puntos sobre Emma, Los amigos raros, enmarcado en el movimiento #littlesecretfilm de Calle 13, que fue otro gran triunfo de popularidad en la red con cientos de miles de visitas, y Como la espuma, una refrescante comedia veraniega coral que es un canto a la diversidad.

Desde sus blogs La vida es corta y Mi vida rueda ha dado difusión al cine español en su forma de cortometraje y al cine independiente. Por si fuera poco, es una estrella de Instagram, con miles de seguidores en su cuenta. Además, el perfil sirve de escaparate para las nuevas generaciones de actores españoles.

Por todos estos motivos, hemos querido premiar a Roberto Pérez Toledo y a su carrera cinematográfica. Es por ello que, además del premio honorífico, proyectaremos una retrospectiva de sus trabajos y películas más importantes: sus dos últimos largometrajes y una serie de cortometrajes excelentes entre los que se encuentran Cupido In Love, Eurofan, Admirador secreto, Sí a todo, Hola mamá, hola papá, Zombie Kiss, Taras y Brújula.

 

Samantha Flores

La mexicana Samantha Flores, nace en Orizaba, Veracruz, pero reside en Ciudad de México desde 1957. Inicia su trabajo como activista por los derechos de la comunidad LGTBI desde hace más de 20 años. Es fundadora de la asociación civil Laetus Vitae. Allí, cumple una labor ardua e imprescindible: establecer un albergue de día gratuito para mayores LGTBI, con resguardo nocturno para situación de riesgo y calle.

Es considerada una mujer sabia y llena de mucha vitalidad a sus ochenta y cinco años. Su labor como activista le ha permitido ser parte de la organización Ser Humano (que atendía a personas con VIH). Es la integrante con más años de colaboración en dicha organización. También es considerada una de las primeras activistas trans públicas de México. Y todo esto a pesar de las adversidades que implicaba su visibilización. Su labor por defender los derechos de la comunidad LGTBI ha sido siempre desde el diálogo. Ha dejado atrás el enfrentamiento, hecho que se refleja en su participación como una de las protagonistas del exitoso documental en español, Primavera rosa en México.

En la escena artística mexicana Samantha obtuvo gran éxito como anfitriona en la disco Camelia La Tejana de San Ángel, frecuentada por famosos. Nunca ha dejado de mantenerse activa, su espíritu joven, divertido e inclusivo le lleva constantemente a participar en conferencias y espacios de educación sin dejar atrás el disfrute del arte y la cultura. Samantha, se ha convertido definitivamente en una referencia única en el país. Por todo ello y más, este año decidimos reconocer su trayectoria.